Dime la hora

Dime la hora

Luis Rosario

Opinión

Santo Domingo – La gente se vuelve ma­niática y ner­viosa que­riendo saber la hora. Generalmente ni ellos mismos saben para qué quieren saber la hora.

Antes era muy fre­cuente ver personas con un reloj de pulsera e in­cluso hacían alarde de la marca, del tipo de reloj que llevaban y del mate­rial que estaban hechos. Las industrias de los re­lojes se ha desplomado y solamente quedan al­gunas personas que to­davía se ufanan de llevar ese artículo en la pulse­ra.

Realmente no se sabe para qué lo llevan, por­que si es para ver la ho­ra, todos los teléfonos móviles nos ofrecen esa información. Hasta en las pantallas de la tele­visión se van general­mente actualizando las horas, los minutos e in­cluso los segundos .

Desde el tiempo de los relojes de sol ha llovido mucho. Y esos instru­mentos que funcionaban de acuerdo al momento en que la luz solar bri­llaba y la sombra que reflejaba esa luz en una manecilla ofrecía la oportunidad de ubicarse con cierta precisión en el momento del día en que la sociedad estaba des­empeñando su actividad usual. Eran instrumen­tos muy útiles para la so­ciedad y todavía quedan algunos como muestra del pasado y de la inge­niosidad de ese tipo de ingeniería.

¿Para qué queremos saber la hora? ¿Hay al­go de provecho en saber eso? A menos que no sea para regular las ac­tividades diurnas y la fi­nalidad de ser puntuales cosa no muy frecuente entre nosotros ¿Pero pa­ra qué queremos saber la hora a no ser que nos dé una ventaja humana y espiritual?

A la Fundadora, con Don Bosco, del Institu­to de las hijas de María Auxiliadora, también conocidas como Sale­sianas, se le acercó una hermana, preocupada por la hora, y le pregun­tó, qué hora es. Madre Mazzarello no le respon­dió en el momento, pero ante la insistencia le di­jo: “¿Qué hora es? Es la hora de amar a Dios”.

En cada momento de la vida, siempre, y en cualquier lugar y cir­cunstancias, en medio de nuestras actividades diarias, deberíamos pre­guntarnos qué hora es y sobre todo respondernos a nosotros mismos: Es la hora de amar a Dios, porque esto es lo único que cuenta en la vida; todas las otras cosas son secundarias.

Redacción

Redacción

Periódico Digital, El Mundo de los Periodistas - Siempre Tras La Verdad. Entérate de grandes noticias, Nacionales, Internacionales, Entretenimiento, Deportes, y otras más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *